Sembradores de la Civilización Egipcia
No hay conferencias programadas.
Sacerdotes sobrevivientes de la Escuela de Naacal en la Atlántida llegan a Egipto después del Diluvio Universal a fundar La Escuela De Misterios Del Ojo de Horus. En un tiempo que ellos llamaron el Zep Tepi o el nuevo comienzo, planearon un desarrollo para la civilización Egipcia que tomaría miles de años y que revelaría por etapas al pueblo, la manera como ellos concebían al Universo y las fuerzas causales que lo habían manifestado, a las que ellos llamaron Neters. Las etapas de esta revelación estuvieron determinadas por las estrellas encontradas en el movimiento del planeta Tierra y el Sistema Solar alrededor de la Galaxia

Ellos creían que el hombre reencarna repetidas veces sobre el planeta en movimiento para permitir que su consciencia evolucione con las experiencias que vive, va aprendiendo con los errores que comete en cada vida. El error genera sufrimiento y al buscar como eliminarlo, examina su conducta y encuentra que fue causado por sus propios actos o por creencias falsas que tiene instaladas en su mente. Su animalidad original, su reactividad automática instintiva, su orgullo y su ego lo llevan a tener conflictos con los demás y a generar sufrimiento. Al darse cuenta de esto, cambia su conducta, elimina las creencias falsas que le generaron conflicto y sufrimiento, haciendose cada vez más flexible, humilde, tolerante y respetuoso. El sufrimiento impulsa la evolución de su consciencia.

Ellos creían que podían acelerar ese proceso evolutivo si ajustaban sus revelaciones sobre la naturaleza y el orden del universo a la zona del espacio por la que el planeta avanzaba. Sabían que la Tierra daba una orbita, un ciclo cósmico de 360º que duraba 25.920 años, mientras pasaba por 12 sectores de 30º cada uno, que llamaron Eras. Para ellos, cada una de las 12 Constelaciones Zodíacales o sectores del Circulo de Animales o Zodíaco, tenía una frecuencia vibratoria distinta e impulsaba distintos procesos en la consciencia del hombre. Al ajustar las revelaciones que hacían sobre la naturaleza de Dios, sobre el orden del Universo y el sentido de la vida como consciencia en evolución al proceso que impulsaba la luz de las estrellas por las que el planeta pasaba, dirigían y aceleraban la evolución de toda su civilización y a través de ella la de toda la humanidad.

La primera revelación fue sobre la naturaleza de Atúm, la del único Dios en equilibrio perfecto antes de crear a un universo en movimiento.

La segunda revelación tuvo lugar 2.160 años después al entrar el planeta en la constelación de Géminis. En ese momento se reveló información sobre la naturaleza de Thoth y Maat, los principios de orden que dan lugar a los 9 Neters para permitir la manifestación de la materia.
La tercera revelación aconteció en la Era de Tauro que trajo consigo el culto a Ptáh, el único Dios cuando crea, utilizando a los Neters, los planetas, las estrellas y a todo el universo.
La cuarta revelación sucedió en Aries, el Ram, con la dinastía de Faraones llamados Ram-Ses. En ese momento la información devela la existencia de Amón. Así llamaron al único Dios cuando crea la consciencia del hombre sobre el Universo.

Su civilización termina con la llegada de la Era de Piscis, de los invasores Griegos y Romanos. Con la llegada del Cristianismo y el oscurantismo religioso.