La reencarnación y los 7 niveles de la consciencia
No hay conferencias programadas.
La reencarnación se entiende mejor en el contexto del eterno fluir que sucede en el interior del Unico Ser que existe. Flujo que demuestra y mantiene la vida de ese Unico Ser. Eterno fluir entre lo inmanifestado y lo manifestado; lo inmanifestado se manifiesta, experimenta, acumula comprensión sobre su propia esencia, evoluciona y regresa a inmanifestarse. Eterno fluir entre lo potencial y lo actual; Lo potencial que es la infinita nada sin forma para generar comprensiones sobre si misma, toma infinidad de formas limitadas. Eterno fluir que es la respiración de ese Unico Ser, exhalando inocencia e inhalando sabiduría.

En ese Eterno Fluir, ese Unico Ser adopta tres estados fundamentales: El Ser en Perfección, El Ser que Observa y El Ser que Actúa. El Ser en Perfección permanece ensimismado en profunda absorción meditativa, vacío de conceptos y formas, en el gozo constante que produce el permanecer vibrando en amor. El Ser en Perfección emana cíclicamente la energía-información que hace surgir simultáneamente al Ser que Observa y al Ser que Actúa. El Ser que Observa permanece alerta y consciente, totalmente despierto pero neutro e imperturbable, en absoluta paz mientras observa las experiencias del Ser que Actúa. El Ser que actúa está conformado por una diversidad de Seres Individualizados ínterconectados y unidos. Infinidad de Mentes individuales que co-crean la realidad y conforman una Mente Suprema Colectiva. En el Eterno Fluir el absoluto emana la consciencia individual como parte de una consciencia colectiva, que se va diferenciando e individualizando a su paso por cada uno de los reinos.

En cada reino recibe información que le permite reconocerlo y operar en él, además de un cuerpo con características cada vez más sofisticadas: el Reino Mineral le da el Cuerpo Físico y la capacidad reconocer y usar la materia. El Reino Vegetal le da el Cuerpo Etérico -que es un molde holográfico- con más información, estructuras y sistemas que permiten funciones y formas más especializadas e individualizadas. El Reino Animal le entrega Cuerpo Emocional, la capacidad de sentir y desear, sexualidad, movimiento tridimensional, emociones besicas y 5 sentidos para interactuar con su entorno. Solo al encarnar como Ser Humano recibe Cuerpo Mental que le otorga total individualidad, libre albedrío y la capacidad de razonar. intuir y decidir que la mente individual entrega. En ese momento se acaba de conformar el Alma del Ser Humano, que es el contenedor de los cuerpos temporales del Ser Humano, el físico, el etérico, el emocional y el mental. En ese momento comienza el proceso evolutivo de la consciencia a través de la reencarnación.

Proceso Evolutivo que toma muchas vidas, basado en cinco aspectos:
1-En el "Libre albedrío”, 2-En el contraste, 3-En la interacción, 4-En el Destino y 5-En el Método de Prueba y Error o Acierto. La Reencarnación permite la acumulación de comprensión y sabiduría que en la siguiente vida se convierte en dones, virtudes y habilidades que facilitan la obtención de felicidad, hasta que ya no necesita aprender nada más como Ser Humano y se ilumina convirtiéndose en un Ser de Luz.

Existen 7 niveles de consciencia, uno por cada uno de los 7 colores en que se descompone la luz, uno por cada uno de los 7 chacras, los 7 centros de energía y consciencia en el cuerpo etérico. Cada uno de esos 7 colores contiene 7 sub niveles o tonos en su misma gama de color, lo que da 49 niveles de consciencia, que transforman un hombre ignorante e instintivo en un maestro ascendido. Este proceso de perfeccionamiento a través de la reencarnación es regulado por el Gran Ciclo Cósmico de 26.000 años, el que encontraron los Mayas, los egipcios y otros pueblos antiguos.