El Destino-De la ignorancia a la sabiduría
No hay talleres programados.
Los hombres tenemos un DESTINO común que garantiza -sin limitar nuestro libre albedrío- que aprendamos lo que necesitamos para encontrar la felicidad; que logremos la máxima perfección para convertirnos en creadores de realidades perfectas. Ese DESTINO es una secuencia de eventos, situaciones y estados de ser que todos debemos experimentar para decidir como actuar. Esas decisiones producen resultados en nuestra vida: Encontramos armonía o sufrimiento. Cuando encontramos armonía verificamos que la información que utilizamos para tomar esas decisiones es verdadera, si encontramos sufrimiento verificamos que esa información, esas creencias son falsas. Reflexionando sobre ello es que surge el discernimiento entre lo falso y lo verdadero, entre lo que produce caos y lo que produce felicidad. Ese discernimiento es certeza sobre como actuar para obtener siempre armonía. Es comprensión sobre como funciona la realidad. Gracias a ese Método vamos acumulando sabiduría sobre el orden y sobre el amor. Nos vamos convirtiendo en seres cada vez más amorosos, más flexibles, más tolerantes, más serenos y humildes. Esa sabiduría es la que garantiza que nuestra alma se perfeccione y esa es la función del DESTINO.

Todos tenemos un DESTINO MAYOR y un DESTINO MENOR:

El DESTINO MAYOR determina la sucesión de puntos de vista, personalidades, atributos de carácter, estados de salud, sistemas de creencias, cuerpos, niveles socio económicos que necesitamos experimentar para ir acumulando sabiduría, comprensión y certeza a través de millones de experiencias en muchísimas vida. Esos cambios fundamentales de experiencia, entre una vida y la siguiente, le dan forma a nuestro proceso evolutivo, a lo largo de muchas reencarnaciones. El DESTINO MAYOR dirige y ordena ese proceso evolutivo para cada ser humano, de manera única y original para cada uno.

El DESTINO MENOR determina las características particulares y los Eventos de Destino que experimentaremos en la vida presente. Lo que llamamos las correspondencias de Destino: El Lugar a donde tenemos que nacer. Las Relaciones que necesitamos para aprender. Los Recursos que tendremos a nuestra disposición y el Cuerpo con el que vamos a experimentar situaciones y eventos que produzcan comprensión.

EL DESTINO MENOR dispone que experimentemos Eventos de Destino, situaciones difíciles súbitas, inesperadas, que nunca habíamos experimentado. Circunstancias que nos toman por sorpresa y que cambian totalmente el orden que existía en nuestra vida. Su propósito es hacernos pensar, evaluar nuestra vida y conectar con nuestro verdadero ser. Su objetivo es revelar las falsas creencias y conductas que creemos verdaderas.